LA FUNDACIÓN

La Fundación Ricardo Carpio

Es una organización española sin ánimo de lucro, creada en el 2.013 e inscrita en el Registro de Fundaciones, cuyo afán y dedicación están centrados en la lucha contra el cáncer de piel y del melanoma en especial.

La Fundación Ricardo Carpio nace en recuerdo de mi hermano Ricardo Carpio, fallecido en 2.011 a causa de un melanoma, el tipo más frecuente de cáncer de piel. Después de haber vivido en primera persona la experiencia de esta enfermedad, tuvimos claro el propósito de contribuir en un ámbito fundamental del proceso: apoyar la Investigación en España sobre las causas y el tratamiento del cáncer de melanoma. Estamos convencidos de que el éxito en la lucha contra este tipo de cáncer, sólo se puede conseguir dedicando una cantidad importante de recursos, humanos y económicos, para alcanzar adelantos terapéuticos. Por eso la Fundación centra su actividad en el fomento de la investigación científica en España como única vía posible en la difícil batalla contra la enfermedad.

Con este espíritu, la Fundación Ricardo Carpio ha firmado, el 1 de Mayo de 2.014, un convenio de colaboración con el Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre de Madrid, dirigido a potenciar la investigación, la innovación y la formación científica. En concreto, para desarrollar el proyecto “Investigación Clínica y Traslacional del Melanoma y Otros Tumores Refractarios”, que lleva a cabo el Servicio de Oncología Médica de este centro sanitario. El proyecto permitirá el acceso a nuevos fármacos experimentales contra dianas moleculares de tumores cutáneos, según la fase en que se encuentre la enfermedad.

Los objetivos principales del acuerdo son:

  • Apoyar la investigación para mejorar la diagnosis y el pronóstico del cáncer de piel.
  • Potenciar al personal científico para que desarrolle estudios, proyectos y ensayos clínicos relacionados con este tipo de cáncer.
  • Formar a jóvenes investigadores, personal hospitalario en este campo.
  • Promover el traslado de la tecnología producida en los centros de investigación y universidades, a los hospitales, para que los pacientes puedan beneficiarse de los adelantos y mejoras oncológicas a nivel mundial.
  • Fomentar la existencia de cursos, seminarios, ponencias, proyectos científicos y ensayos clínicos, a nivel nacional e internacional, que faciliten la formación de los investigadores, creando nuevos vínculos de colaboración.
  • Impulsar una red de cooperación entre diferentes organismos, entidades profesionales, empresas públicas y privadas, personal investigador, centros universitarios, a nivel mundial.


Un primer paso en un camino que es largo y difícil pero que nos sentimos en el deber de recorrer, en recuerdo de una persona muy especial.

Maite Carpio
Presidente de la Fundación